El Camí del Calvari

El Camí del Calvari

El Camí del Calvari

Las imágenes, perdidas durante la guerra civil, eran un conjunto formado por una virgen dolorosa, Jesús con la cruz y un judío tocando la trompeta.
Aproximadamente en 1881 se rehicieron la Virgen y el judío y en 1901 se hizo el Cristo. El Misteri/Paso pertenecía al barrio. La comisión que se encargó de su restauración estaba formada por la señoras de "Cal Freixenet", "Cal Pel·la" y de "Cal Janot".
Las antiguas imágenes de pasta de cartón fueron regaladas a la parroquia de Biescas (Huesca). Se desconoce si se conservan en la actualidad.

REFLEXIÓN
“Quien quiera venir detrás de mí que tome su cruz y me siga”Señor mostradme el valor de la cruz. Dadme fortaleza para soportar las contrariedades de la
vida y para seguiros siempre hasta el final del camino que me habéis preparado.
Si nuestra cruz de cada día la llevamos con sentido cristiano y cerca de Jesús, llegaremos a la cima.

Como llegar

Desde los F.G.C. encontramos carteles indicadores de la Ruta dels Misteris/Pasos. Siguiéndolos se encuentran los Misteris/Pasos. En coche entrar por Francesc Macià, llegar al aparcamiento de la plaza Catalunya, continuar a pie siguiendo los carteles indicadores de la Ruta dels Misteris/Pasos.

GALERIES ASSOCIADES

Camí Calvari 2012

  • Camí del Calvari 2012
  • Misteri 2016

Col·lectiu Misteris d'Olesa de Montserrat El Camí del Calvari

El misterio del Camino del Calvario representa el camino que hizo Jesús hasta llegar al Calvario. Es una talla de madera obra de Josep Mª Camps Arnau, nacido en Barcelona el año 1879, y se expone en la casa conocida como cal Pel·la.

Las imágenes perdidas durante la guerra civil eran un conjunto formado por una Virgen dolorosa, Jesús con la cruz y un judío tocando la trompeta.Aproximadamente en 1881 se rehicieron la Virgen y el judío, y el año 1901 se hizo el Cristo. El misterio era de la barriada. La comisión que se encargó de aquella restauración estaba formada por las señoras de cal Freixenet, cal Pel·la y cal Janot.

Las antiguas imágenes de pasta de cartón fueron regaladas a la parroquia de Biescas, en Huesca. Se desconoce si actualmente se conservan.